Instalar cerradura de embutir

Cómo instalar cerradura de baúl de embutir

Instalar cerradura de embutir

En la vitrina expositora que me visteis fabricar en las entradas anteriores, la puerta no necesita nada que la mantenga cerrada, ya que al estar en la parte superior en horizontal funciona como la tapa de un baúl. Pero en una vitrina expositora solemos poner cosas que tienen valor, al menos para nosotros mismos, por lo que poner una cerradura de embutir, como las de los baúles, no está de más.

Cómo poner una cerradura de baúl embutida

Podemos instalar una cerradura embutida utilizando un taladro y una broca para madera, acompañado de un poco de trabajo de formón, pero es un método un poco engorroso. Y con una fresadora puede hacerse de una manera que a mi me parece mucho más sencilla. Así que me compré una cerradura de embutir pequeña, y aprovechando que tengo una fresa recta con un diámetro igual al ancho de las chapas de la cerradura que van a la vista y otra con un diámetro solo ligeramente mayor al grosor de la caja metálica del mecanismo de la cerradura, vamos a ver cómo instalar la cerradura embutida con ayuda de la fresadora.


Ajustar la profundidad de la fresadora

Con la fresa recta de diámetro igual al ancho de la chapa instalada en la fresadora, empujo la fresadora hasta que la fresa toque la mesa y la bloqueo. Ajusto el tope de profundidad al grueso de la chapa, y más adelante ajustaré la guía lateral para fresar la caja exactamente en la zona donde quiero instalar la cerradura.

Medir y marcar donde poner la cerradura

Pero primero debo marcar la zona con ayuda de la regla, la escuadra y la propia cerradura. Mido y marco el centro del listón, centro la cerradura asegurándome de que no fresaré encima del cristal de la vitrina, y marco el ancho y el largo de la chapa.


Fresar rebajo para chapa de una cerradura de embutir

Ahora si, ya solo tengo que ajustar la guía lateral de la fresadora para que la fresa coincida justo entre las marcas del ancho de la chapa de la cerradura. Con la fresadora desbloqueada, puedo fresar entre las marcas que me dan el largo de la chapa con la tranquilidad de que el tope de profundidad me permite fresar una caja con la profundidad perfecta para la chapa. El ajuste de la guía lateral ya no lo tocaré hasta que frese en la ventana, que es algo más ancha que la vitrina.

Marcar la posición de la caja de la cerradura

Con este primer fresado ya realizado resulta sencillo marcar el ancho de la caja metálica que aloja el mecanismo de la cerradura. Aunque en realidad marco un poco más a cada lado, ya que mi fresa recta no es lo suficientemente larga como para fresar toda la profundidad necesaria sin que el eje de la fresa, más ancho que la propia fresa, llegue a la madera.

Para que esto no entorpezca el fresado primero utilizo una fresa de 8mm, igual a eje de las fresas, para fresar una caja de unos mm de profundidad. De esta forma el eje de la fresa más fina ya no tropezará con la madera y puedo realizar la caja hasta la profundidad deseada, ajustada anteriormente con el tope de profundidad de la fresadora. Como quiero esta caja perfectamente centrada en el fresado que hice para la chapa, el ajuste de la guía lateral es el mismo, por lo que no lo toqué.

Ajustar profundidad para fresar el hueco de la caja de la cerradura
Fresar el hueco para embutir la caja de la cerradura
Hacer el agujero para meter la llave de la cerradura

Una vez compruebo que la cerradura encaja perfectamente, mido la posición en la que está el hueco para la llave, marco la posición en la vitrina y con una broca taladro un par de agujeros y los uno. Coloco la cerradura y me aseguro de que la lleve entra y acciona sin problemas el mecanismo de la cerradura.

Marcar la posición de la contrachapa de la cerradura

Ahora coloco la chapa que irá en la ventana boca abajo en la caja que fresé. Y con los tornillos mirando hacia arriba. Pongo la ventana en su sitio y la presiono contra los tornillos, de forma que estos se claven un poco en la ventana. Y los atornillo totalmente, ya que así, con la ventana en su sitio, puedo comprobar si la cerradura funcionará.

Fresar el rebajo para la contrachapa

Vuelvo a quitar la ventana, marco a lápiz el perímetro de la chapa y la desatornillo. Y con la misma fresa que utilicé para la chapa que va unida al mecanismo de la cerradura y el mismo procedimiento, voy a fresar un rebajo. Este rebajo sirve de caja para la contrachapa con el pin de enganche que va en la ventana. Pero esta vez si tengo que volver a ajustar la posición de la guía lateral antes de fresar. Además, con la caja ya fresada, realizo un ligero taladro para alojar el remachado que tiene el pin de enganche en la parte de atrás de la chapa metálica.

Embutir una cerradura de baúl

Ya puedo atornillar la cerradura en la estructura de la vitrina, y la chapa con el pin de enganche en la ventana. Vuelvo a colocar la ventana en su sitio y coloco el embellecedor para el agujero de la llave. Como veréis en el vídeo, este embellecedor me dio un par de problemas, ya que los tornillos no quedan todo lo bien que me gustaría. Y si pusiese unos tornillos más decorativos tengo que tener en cuenta que si son muy largos tropezarían con la caja metálica del mecanismo y no entrarían del todo.

En fin, aparte de algún pequeño problema, ya veis que con ayuda de una fresadora es muy fácil instalar una cerradura de embutir.

Así, después de instalar las bisagras de embutir y la cerradura de esta vitrina, ya solo me faltaba poner un compás de retención para evitar que la puerta se abriese demasiado.

Ir arriba