Mesa con aspiración para la lijadora de tambor del taladro de columna

Sistema para aspirar el polvo de la lijadora de tambor

Una de las mayores desventajas de esta afición a la carpintería, es que cuando lijamos madera se genera una enorme cantidad de polvo de serrín que termina flotando en el aire, depositándose en todos lados, y lo que es peor, se puede ir directo hacia nuestros pulmones.

Y si utilizamos una máquina para lijar, como por ejemplo la lijadora de tambor del taladro de columna, la cantidad de polvo de serrín es aún mayor que lijando a mano, y la máquina lo expulsa al aire con más fuerza.


Siempre es recomendable utilizar una mascarilla cuando lijamos madera, pero para el caso concreto del tambor de lijado, vemos en el vídeo qué fácil es hacer un sistema de aspiración, que capta prácticamente todo el polvo de serrín que se genera.

Hacer esta mesa de lijado para el taladro de columna es bastante fácil si tenemos unas brocas de corona. Y, quizás la parte más complicada, sea darle un poco de forma al hueco en el que entra el tubo de aspiración, para que el aire con el polvo de serrín fluya sin turbulencias.


Anillo para encajar el rodamiento del tambor de lijado

También es importante el anillo que va en el interior del sistema de aspiración, ya que sirve para encajar el rodamiento del tambor de lijado. Además se hace más ancho hacia la parte inferior, porque creo que eso puede ayudar a dirigir el polvo hacia el exterior del anillo.

Forma del borde interior para aspirar el polvo de serrín

El hueco en la superficie de la mesa de lijado es solo un poco más ancho que el diámetro del tambor de lijado. Lo justo para que el aire fluya fácil pero con fuerza hacia el interior. Y en la parte interior le fresé un bisel que espero que ayude a reducir las turbulencias.

La sorpresa final fue ver lo bien que funciona este sistema de aspiración. Y es que podéis ver en el vídeo la enorme diferencia entre conectar el aspirador y no conectarlo. Cuando utilizaba este tambor de lijado, antes siempre dejaba la mesa de trabajo hecha un desastre y podía ver todo el polvo de serrín que quedaba flotando en el aire. En cambio ahora puedo lijar madera con la tranquilidad de que todo el polvo va a irse hacia el interior de la mesa de lijado, por el tubo de aspiración, y hacia el interior de la aspiradora de taller.

Ir arriba